¡¡¡Kasubiguasagua!!! A la guerra mis valientes

Pintura maya con Kasubiguasagua

Esta es parte de la historia de Kasubiguasagua.

Según los anales de la historia de Guatemala y más específicamente de Petén, la ancestral ciudad de los Mayas, se tienen algunos registros de que nuestros antepasados utilizaban como grito de guerra “Kasubiguasagua“.

«¡¡¡Kasubiguasagua!!! A la guerra mis valientes» era el grito de batalla que los máximos jefes y dirigentes mayas utilizaban como aliciente para armar de valor a todos los elementos que conformaban el ejército que definiría la historia de todo un pueblo.

Muchos fueron los pueblos y las tribus que pretendieron quitar las tierras, mujeres y hasta niños a los Mayas, pero se evitó gracias a la valentía de mucha gente que luchó por sus ideales y sobre todo, su libertad.

Advertisements

‘Kasubiguasagua y malanga para la vida’

Cueva iluminada de Kasubiguasagua

Esta es una de las cuevas curadas en Kasubiguasagua.

Kasubiguasagua y malanga para la vida” es una frase que quedó para la posteridad y que el arqueólogo Dimitri Chingolengo halló inscrita en una piedra ubicada en una de las cuevas de la zona selvática de Petén.

Anteriormente  te dimos a conocer que Kasubiguasagua significadebajo de la tierra, y esto se confirmó con el tremendo hallazgo realizado por el experto antes mencionado.

Chingolengo atribuye esta cita, que dicho sea de paso le tomó más de 5 años tratar de traducir, debido a algunas complicaciones como el lenguaje utilizado por posiblemente mayas o habitantes de aquella región. Una mezcla ente pictogramas y un dialecto de aquel entonces, indica el experto.

Parte de las conclusiones del arqueólogo dictan que estos antiguos habitantes tenían cierta veneración a la malanga, un tubérculo cuyo nombre científico es Colocasia esculenta y que es comunmente llamado “Taro” en tahitiano. En regiones como Puerto Rico, Costa Rica, Honduras, México y Guatemala es llamado malanga.

Entonces, se cree que esta raíz comestible era muy respetada por los ancestros, tanto así que incluso no la comían, más bien servía como moneda, muy costosa según el experto, para intercambiar por otros bienes materiales y hasta para pagar por las mujeres que posteriormente, se convertirían en esposas de los hombres.

Kasubiguasagua y malanga para la vida“, esto es nuestra Guatemala.